Huggies Pull-Ups
Madre besando a hijo
¿Qué es la enuresis?

Diez motivos por los cuales está bien que tu hijo moje la cama (¡de verdad!)

No importa lo mucho que tú y tu hijo traten de lidiar con la enuresis nocturna, esto sin duda agregará mucho estrés a la niñez. No obstante, si bien suele ser difícil encontrar el lado positivo de la situación (por ejemplo, durante los cambios nocturnos), existen razones por las que la enuresis nocturna no tiene que generar inquietudes ni pérdida de sueño para ambos. Y con la discreción adicional y el ajuste de tipo ropa interior de Goodnites®, tu hijo puede despertar cada mañana sintiéndose seco y seguro.

Aquí se mencionan los 10 motivos por los cuales está bien que tu hijo moje la cama.

1. No eres la única.

Siete millones de niños de tres años de edad y mayores en los Estados Unidos todavía mojan la cama algunas veces, según la National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón). Saber que tu hijo no es el único niño que moja su cama en la noche te hace sentir un poco mejor. Y también hace que tu hijo se sienta mejor. Los expertos sostienen que hablar con tu hijo y hacerle comprender que no está solo cuando se trata de la incontinencia nocturna es una manera fantástica de aumentar la autoestima.

2. La mayoría de los niños deja de mojar por sí mismos.

Según la American Academy of Pediatrics (AAP, Academia Estadounidense de Pediatría), los principales motivos por los que los niños mojan la cama incluyen tener una vejiga que no se ha desarrollado lo suficiente para contener la orina durante toda la noche, y el no poder darse cuenta aún de que la vejiga está llena para que puedan despertarse y utilizar el baño. Dicho esto, la incontinencia nocturna de un niño se detiene a medida que su cuerpo crece y madura. La AAP informa que en la adolescencia la mayoría de los niños habrá dejado de tener incontinencia nocturna, y solo uno de cada 100 adultos tiene este problema.

3. Existen formas eficaces para manejar la incontinencia nocturna.

Hasta que tu hijo supere la enuresis nocturna, hay maneras eficaces de manejarlo, como hablar abiertamente para calmar sus temores, establecer una rutina para acostarse y crear un ambiente cómodo para que pase una buena noche. Es posible que también desees evitar darle a tu hijo bebidas con cafeína, ya que la cafeína puede ser un irritante de la vejiga. Utilizar ropa interior absorbente como los Calzoncitos para dormir Goodnites®  es otra forma de ayudar a que tu hijo permanezca seco en la noche.

Diferentes técnicas de manejo funcionan para los distintos niños y sus familias. Lo que puede funcionar para un niño es posible que no sea adecuado para el tuyo. Sigue probando diferentes soluciones hasta que tú y tu hijo encuentren una que funcione.

4. Es una afección hereditaria.

La mayoría de los niños que mojan la cama tiene al menos uno de los padres o un pariente cercano que también sufrió incontinencia nocturna de niño. De hecho, un buen indicador de cuando un niño dejará de mojar la cama a menudo es saber cuándo el familiar dejó de mojar la cama.

Si mojabas la cama en tu infancia, compartir tu experiencia con tu hijo puede ayudarlo a sentirse mejor sobre el hecho de mojar la cama. Tu hijo se sentirá más "normal" cuando escuche que otros niños, especialmente un familiar, alguna vez también mojaron la cama.

5. En la mayoría de los casos, la incontinencia nocturna no es un signo de que tu hijo tiene un problema de salud.

Debido a que la incontinencia nocturna se produce con mayor frecuencia porque la vejiga aún no se ha desarrollado por completo, por lo general no es un signo de que tu hijo tenga un problema de salud serio. Por supuesto, siempre es una buena idea llevar a tu hijo al médico para que se le practique una evaluación completa a fin de descartar cualquier enfermedad.

Si tu hijo ha dejado de mojar la cama durante varios meses y luego empieza a hacerlo nuevamente de repente, esto podría deberse a lo que conoce como enuresis secundaria, que a menudo puede ocasionarse por estrés. Un médico podrá determinar la causa de la enuresis secundaria y ofrecer consejos con respecto al tratamiento.

6. No es culpa de tu hijo.

Los niños no mojan la cama a propósito. Es importante no hacerles sentir que la incontinencia nocturna es su culpa. Gritarle a tu hijo o hacer que se sienta mal con respecto a la incontinencia nocturna solo perjudicará su autoestima.

7. La existencia de apoyo disponible.

El apoyo es una parte esencial en el manejo de la incontinencia nocturna. Buscar información y consejos de otros padres puede ayudarte a lidiar con el estrés y la frustración que puedes estar sintiendo.

8. Puede brindarte a ti y a tu hijo una forma de conexión.

A menudo, los niños se sienten avergonzados para hablar de la incontinencia nocturna con otra persona que no sea uno de los padres o un pariente cercano. Según la Dra. Susan Bartell, psicóloga y autora que reside en Port Washington, Nueva York, hablar de la incontinencia nocturna puede crear una estrecha conexión entre el niño y el progenitor.

"Dado que los niños tienen que poder discutir este problema íntimo con uno de los padres con el fin de obtener ayuda, y los padres tienen que demostrar empatía hacia el niño, respetar su intimidad y ser sensibles a todas las cuestiones que rodean la incontinencia nocturna, se crea un entorno emocional de confianza y una conexión íntima", sostiene la Dra. Bartell. "Esto inevitablemente ayudará al progenitor y al niño a estar mucho más cerca de lo que podrían estar de otra manera".

9. La incontinencia nocturna no tiene que afectar la vida social de tu hijo.

Los niños que mojan la cama en la noche, a menudo se sienten nerviosos con respecto a asistir a una fiesta de pijamas u organizar una en su casa porque temen que sus amigos descubran que no se mantienen secos durante la noche. Mediante el uso de productos absorbentes, tu hijo puede asistir a las fiestas de pijamas y sentirse más seguro. Para obtener más información con respecto a las fiestas de pijamas, lee el artículo "Sobrevivir a las fiestas de pijamas: Cinco preguntas y respuestas para ayudar a tu hijo a manejar la incontinencia cuando está fuera de casa".

10. Les enseña a los niños a ser empáticos.

Sufrir incontinencia nocturna puede enseñarle a un niño la valiosa lección de comprender cómo se sienten los demás.

"La incontinencia nocturna puede ayudar a un niño a ser más empático, dado que le enseña que las personas pueden tener problemas que los avergüenzan o que son difíciles de tratar", afirma la Dra. Bartell. "Cuando experimentan estos tipos de problemas por sí mismos... les hace entender que otras personas pueden estar enfrentando problemas similares (por ejemplo, problemas de aprendizaje, usar gafas, verse/actuar de manera diferente, etc.) y disminuye la probabilidad de que molesten o se burlen de otra persona".

Para muchos niños (de hecho, de uno a seis años de edad), la enuresis es una parte normal de la niñez y no es motivo de preocupación. Ayúdalos a no sentirse solos ni avergonzados manejando la enuresis hasta que crezcan y logren superarla. Hazles saber que no vale la pena perder el sueño por mojar la cama, ya que es algo perfectamente natural.

* Esta información no sustituye los consejos médicos. Siempre habla con el médico si piensas que tu hijo puede estar teniendo dificultades que van más allá de la enuresis común.

Contenido relacionado

¿Cómo puedo detener y curar la enuresis?

La Dra. Heather Wittenberg es psicóloga infantil y tiene cuatro hijos. Su especialidad es el desarrollo de niños pequeños. LEER MÁS

¿Cómo puedo detener y curar la enuresis?

En estos videos, nuestros expertos explican que, si bien no existe... LEER MÁS

Ver todo el contenido relacionado

recomendaciones

Cookie Settings