Huggies Pull-Ups
Familia hablando con el médico
Ayuda para la enuresis

El ajuste correcto: Incontinencia nocturna y quiropráctica

Probablemente has oído hablar de los quiroprácticos, pero puede que los asocies con adultos que tienen problemas de espalda o en la columna vertebral. No obstante, estudios recientes han demostrado que la quiropráctica, la segunda mayor profesión en la atención primaria y de más rápido crecimiento en los Estados Unidos, podría ayudar a algunos niños a manejar la incontinencia nocturna, también conocida como mojarse durante la noche, según la International Chiropractic Association (Asociación Internacional de Quiropráctica).

De hecho, gracias a los resultados de un estudio publicado en Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics (Elsevier Inc., 2005) se descubrió que una cuarta parte de los 171 niños que fueron tratados con quiropráctica en el estudio presentó una reducción del 50 % de noches con incontinencia.

Amy decidió llevar su hijo de 9 años a un quiropráctico después de probar varios métodos de afrontamiento. "Hemos tenido solo unas pocas noches secas en su vida", comenta. "Hemos probado varias cosas, incluso la biorretroalimentación con un urólogo, que ayudó un poco. Una noche con mis amigas, alguien habló de visitar a un quiropráctico. Después de la tercera cita quiropráctica de mi hijo, tuvo una noche seca".

Al igual que Amy, muchos padres están optando por un enfoque alternativo, no invasivo y libre de medicamentos para manejar la incontinencia nocturna.

Cómo funciona

Según la Dra. ShaRhae A. Matousek de Matousek Chiropractic en Eden Prairie, MN, la quiropráctica puede ayudar a que los nervios que controlan los órganos del aparato urinario funcionen mejor.

"Dado que los nervios afectan a cada célula del cuerpo, influyen en órganos como la vejiga, agrega la Dra. Matousek. Cuando un quiropráctico devuelve el movimiento normal de la columna vertebral, los nervios pueden funcionar correctamente. Quitar la tensión de los nervios permite que los órganos funcionen de forma óptima".

¿Debería tu hijo visitar a un quiropráctico?

En el caso de Amy, frustrada después de probar una gran variedad de soluciones de afrontamiento, la opción de seguir un tratamiento alternativo no es ninguna sorpresa para los especialistas que practican la quiropráctica pediátrica y de bienestar familiar. Pero buscar a un quiropráctico para realizar un tratamiento para la incontinencia nocturna puede considerarse no solo un esfuerzo desesperado como el de Amy, sino que también una segunda opinión, además de la del médico de familia o del pediatra.

En su experiencia, Karen de MI descubrió que su quiropráctico incorpora una comprensión más personal de la afección de su hijo en el ejercicio de la profesión. "Nuestro hijo de 11 años todavía se moja lo suficiente para empapar los Calzoncitos para dormir Goodnites®, normalmente, cuatro o cinco noches por semana. Nada parece funcionar", agrega. "Pareciera que a nuestro médico no le preocupa en absoluto, pero nuestro quiropráctico, que intentó realizar ajustes para aliviar el problema, parece estar muy preocupado. Nos sentimos atrapados en el medio".

Amy dice: "Mi hijo fue al quiropráctico dos o tres veces por semana durante dos meses y medio. Después de su tercera visita, tuvo una noche seca y otras pocas noches esporádicamente después de esa… Nos dijeron que uno de los nervios desde su vejiga estaba bloqueado y que algunos ajustes ayudarían. Creo que sí funcionaron".

Qué se debe esperar

"La cantidad de tiempo por la que uno tiene que ver a un quiropráctico varía según el grado de ‘corrección' que necesite la columna vertebral", dice Amy. "En el caso de mi hijo, los tratamientos duraban cinco minutos, dos a tres veces por semana. Esto no solucionó el problema completamente, pero creo que redujo su incontinencia".

No obstante, después de ir al quiropráctico por dos meses y medio, Amy decidió dejar los tratamientos, pues su hijo no estaba totalmente seco. "Naturalmente, estábamos muy esperanzados de que el quiropráctico tuviera una solución permanente", dice, aunque cree firmemente que los tratamientos ayudaron a disminuir la frecuencia de la incontinencia nocturna.

Aunque la incontinencia nocturna puede ser estresante tanto para los niños como para los padres, Amy señala que los tratamientos como la quiropráctica pediátrica pueden dar esperanzas. "Solo quiero que los demás conozcan esta opción para ayudar a sus niños", agrega. "Normalmente, mi hijo estaba empapado en las mañanas. En general, sigue estando húmedo, pero mucho menos que antes".

Contenido relacionado

¿Cómo puedo detener y curar la enuresis?

La Dra. Heather Wittenberg es psicóloga infantil y tiene cuatro hijos. Su especialidad es el desarrollo de niños pequeños. LEER MÁS

¿Cómo puedo detener y curar la enuresis?

En estos videos, nuestros expertos explican que, si bien no existe... LEER MÁS

Ver todo el contenido relacionado

recomendaciones

Cookie Settings