Huggies Pull-Ups
Niña jugando con disfraz de princesa
Ayuda para la enuresis

Cuando tu hijo no acepta que moja la cama

Julia acaba de cumplir 5 años y espera impaciente la llegada del otoño para ir al jardín de infantes. Pero Julia también tiene un secreto: se hace pis en la cama. No quiere que nadie lo sepa, ni siquiera sus abuelos. Su madre dice que Julia es lo suficientemente inteligente como para entender lo que está sucediendo, pero que necesita superar esta vergüenza.

Esta vergüenza, cuenta la madre, hace que Julia no quiera hablar de la incontinencia nocturna y dejar de lado el tema significa que la niña no haga nada para solucionarlo.

A muchos niños les pasa como a Julia. No se dan cuenta de que su problema es común y perfectamente natural. Al contrario, creen que son los únicos que lo tienen. Se imaginan como unos bebés al compararse con sus amigos solo porque mojan la cama. Por eso, en lugar de admitir que tienen incontinencia nocturna y pedir ayuda, algunos niños se niegan a admitir que les esté pasando a ellos.

Según el Dr. Hugh Bases, psiquiatra pediátrico en comportamiento y desarrollo en Hackensack University Medical Center, Nueva Jersey, no es extraño que los niños menores de 6 años mojen la cama. De hecho, uno de cada seis niños experimenta incontinencia nocturna.

"Los niños necesitan saber que es algo muy común," dice el Dr. Bases. "El niño no está solo". Como padres, hay que reforzar ese mensaje y el estigma de la incontinencia nocturna se aliviará.

De tal palo, tal astilla

La incontinencia nocturna es hereditaria. Si a alguno de los padres le sucedió de pequeño, aumentan las probabilidades de que su hijo también la sufra.

Una buena forma de comunicarte abiertamente con tu hijo tras un accidente de cama mojada es admitir que a ti también te pasaba. Háblale de cómo te sentías entonces y asegúrale que entiendes por lo que está pasando. Además, comparte algunas historias divertidas sobre lo que llegaste a hacer para negarte a la evidencia; a los niños les encanta reírse con las cosas que sus padres hacían de pequeños. Por último, déjale bien claro que ya no mojas la cama y que él también dejará de hacerlo.

Si bien los padres deberían hablar abiertamente de sus experiencias, tienen que asegurarse de que el resto de los familiares no saboteen el mensaje, como le pasó a Carmen.

"Hablamos sobre las razones de la incontinencia nocturna: vejiga pequeña, sueño profundo, antecedentes familiares", dice Carmen, de Virginia Beach, Virginia. "Me esforcé para que mi hija no se sintiera avergonzada, ya que es algo que escapa de su control. Pero aún le cuesta, sobre todo si sus hermanos mayores se burlan de ella".

Las bromas de los hermanos u otros familiares deberían estar totalmente prohibidas. Si un niño sabe que recibirá burlas, su reacción podría ser negar aún más la situación para ocultarla de sus hermanos o de cualquier otra persona que haga bromas de mal gusto sobre el tema.

Mantener la positividad

A veces los padres también hacen o dicen cosas que hacen sentir mal a los niños. En casos así, incluso si el colchón y el pijama acaban empapados, el niño negará la situación para evitar que lo regañen o castiguen.

"La autoestima es muy importante" dice el Dr. Jack Cassell, urólogo y autor de Better Living through Urology: 21st Century Solutions to Age-Old Problems (Acorn Publishing, 2004). "No es bueno avergonzar al niño".

Según el Dr. Cassell, si el niño niega la realidad suele ser porque alguien le hizo daño en alguna ocasión. Ningún niño quiere repetir esa experiencia, así que mentir sobre la incontinencia nocturna es una vía de escape fácil.

La mejor manera en la que los padres pueden abordar esta situación es hacer que sus hijos sean responsables de mojar o no mojar la cama. No se trata de culparlos, sino de ayudarlos a reconocer que mojar la cama es perfectamente natural y que es algo que, finalmente, superarán. Además, los padres pueden orientarlos sobre cómo evitar accidentes durante la noche, con estrategias como las siguientes:

  • Evitar bebidas con cafeína como los refrescos.
  • Asegurarse de que vaya al baño justo antes de irse a dormir.
  • Dejar alguna luz entre la alcoba del niño y el baño. Por ejemplo, dejar alguna luz en la alcoba, baño o pasillo, o darle una linterna que deje junto a la cama.
  • Utiliza productos absorbentes como la Ropa Interior Nocturna Goodnites® o las Mantas de Cama Goodnites® con el fin de ayudar a tu hijo a mantener sus sábanas secas para que pueda despertar sin preocupaciones. 

El Dr. Bases recomienda a los padres adoptar una actitud relajada al respecto. “Hay que ser neutros”, dice. Y si se produce un accidente: “Siempre que el niño pueda hacer algo, es su responsabilidad”, recomienda. Por ejemplo, si tu hijo es lo bastante mayor, puede quitar las sábanas de la cama y llevarlas a la lavadora. 

"Recuérdales con frecuencia que todo pasará", dice el Dr. Bases. "Todos los niños acaban por dejar de mojar la cama, y tu hijo también lo hará".

Estos artículos no son un sustituto de la opinión médica, consulta a tu médico según sea necesario.

Contenido relacionado

¿Cómo puedo detener y curar la enuresis?

La Dra. Heather Wittenberg es psicóloga infantil y tiene cuatro hijos. Su especialidad es el desarrollo de niños pequeños. LEER MÁS

¿Cómo puedo detener y curar la enuresis?

En estos videos, nuestros expertos explican que, si bien no existe... LEER MÁS

Ver todo el contenido relacionado

recomendaciones

Cookie Settings