Huggies Pull-Ups
Ayuda para la enuresis

Información y consejos sobre la incontinencia nocturna 

Boy sitting on the examination table while his doctor is checking his vitals.

Autor: Kristen Hass, CPNP and Ben Spitalnick, MD
Última actualización: 10/20/2020
Tiempo de leer: 4.5 minutes
El recuento de palabras: 1,122

Qué debes tener en cuenta si tu hijo sigue mojando la cama

¿Tu hijo mayor o adolescente todavía moja la cama? ¿Deberías preocuparte? ¿Cuándo deberías visitar al médico de cabecera o pediatra de tu hijo o a un especialista en urología? Esto es lo que debes saber y tener en cuenta:

La incontinencia, también conocida como enuresis nocturna, es cuando un niño mayor de cinco años de edad no puede controlar su vejiga y orina (hace pipí) durante la noche, mientras duerme.

La incontinencia nocturna no solo es estresante, frustrante y abrumadora para ti como padre, sino también para tu hijo. Pero ustedes no están solos. La incontinencia nocturna es algo usual para más de cinco millones de niños en Estados Unidos.

La incontinencia nocturna incluso puede durar hasta la pubertad: entre el 1 % y el 3 % de los adolescentes mayores mojan la cama.

¿Cómo controlan la micción los niños cuando duermen?

Los riñones son los encargados de producir la orina y transportarla por los túbulos hacia la vejiga. La vejiga retiene la orina. Hay un músculo (esfínter) que funciona como una especie de compuerta y se encarga de retener la orina en la vejiga. Cuando la vejiga está llena, le envía un mensaje al cerebro y el cerebro le indica a la compuerta que se abra.

En el caso de los bebés y niños pequeños, el cerebro y la vejiga aún no comprenden completamente cómo trabajar juntos, por lo que la vejiga solo abre la compuerta y libera la orina cuando se siente llena.

A medida que los niños crecen, mejora la comunicación entre el cerebro y la vejiga y, por lo tanto, pueden controlar su vejiga y orinar cuando están listos.

¿Qué está causando la incontinencia?

  • Es posible que tu hijo duerma profundamente o sea difícil de despertar y no sienta la necesidad de orinar.
  • Puede ser que los riñones de tu hijo produzcan demasiada orina durante la noche.
  • También es posible que la vejiga de tu hijo sea pequeña o demasiado “irritable” y se contraiga muy fácilmente o que los nervios que controlan la vejiga aún no hayan madurado en su totalidad.
  • A veces, la incontinencia nocturna ocurre en toda la familia y, por lo tanto, la genética desempeña un papel importante. ¿Tus padres, tus hermanos o tú tuvieron problemas de incontinencia nocturna? Si es así, no es algo extraño que tu hijo también esté mojando la cama. Si uno de los padres mojó la cama después de los 5 años de edad, hay alrededor de un 40 % de probabilidad de que sus hijos tengan incontinencia nocturna, y si ambos padres mojaron la cama cuando eran pequeños, entonces hay alrededor de un 70 % de probabilidad de que sus hijos lo hagan.
  • Existen algunas afecciones médicas que podrían estar causando la incontinencia nocturna. Por ejemplo, infección urinaria (UTI, por sus siglas en inglés), estreñimiento, enfermedad renal o de la vejiga, un problema estructural en el sistema urinario o sistema nervioso, diabetes, apnea obstructiva del sueño, desequilibrio hormonal, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), estrés y ansiedad.

¿Dejará de mojar la cama?

La mayoría de los niños superan la incontinencia nocturna por sí solos, pero algunos niños que mojan la cama necesitan un poco de ayuda. También hay que considerar que algunas situaciones pueden ser una señal de que existe un problema que requiere atención médica. Descubre cómo puedes saber si tu hijo dejó de mojar la cama para siempre..

¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo durante esta etapa de desarrollo de su vida?

En primer lugar, explícale a tu hijo que mojar la cama es una etapa normal del crecimiento que no durará para siempre y que no es su culpa. También debes saber que el castigo no es la respuesta, ya que tu hijo no lo hace a propósito.

Puedes intentar hacer lo siguiente:

  • Haz que tu hijo beba líquidos más temprano durante el día y menos durante la noche.
  • Practica el entrenamiento de la vejiga: enséñale a tu hijo a que retenga su orina por más tiempo durante el día, de esa manera es menos probable que moje la cama durante la noche.
  • Haz que tu hijo intente orinar 15 minutos antes de acostarse o al comienzo de su rutina para dormir y nuevamente justo antes de acostarse.
  • Despierta a tu hijo antes de acostarte o a mitad de la noche para que intente orinar. Si la cama está mojada cuando lo despiertes, despiértalo más temprano la próxima vez. Si moja la cama luego de haberlo despertado, despiértalo más tarde. Es posible que debas realizar algunos ajustes para encontrar el momento oportuno.
  • Elimina las sustancias que estimulen la vejiga, como la cafeína (leche de chocolate, refrescos y cacao), ya que la cafeína hace que los niños necesiten orinar más seguido. Es posible que también debas eliminar los jugos cítricos, los saborizantes artificiales, los colorantes (especialmente los rojos) y los endulzantes.
  • Elogia a tu hijo y prémialo con elementos como pegatinas o un libro nuevo cuando despierte seco.
  • Ten cuidado con las bromas, especialmente entre hermanos. Hazles saber que no es su culpa y que incluso niños más grandes mojan la cama a veces.
  • Si tu hijo despierta con las sábanas mojadas, no le grites ni lo castigues. En cambio, haz que te ayude a limpiar lo más que pueda y explícale que esto no es un castigo y que no es su culpa.
  • Utiliza calzoncitos absorbentes y otros productos similares a los pañales cuando sea necesario. Ten en cuenta que el uso de estos no previene ni retrasa el control de la continencia ni el uso del baño. Estos productos pueden ayudar a reducir el estrés para ti y tu hijo.

¿Cuándo deberías preocuparte y programar una cita con el médico de cabecera o pediatra de tu hijo?

Si tu hijo:

  • Tiene cinco años de edad o más y de repente comienza a mojar la cama dos a tres veces por semana después de no hacerlo durante al menos seis meses
  • Se orina accidentalmente durante el día
  • Tiene siete años de edad o más y sigue mojando la cama
  • Ronca o experimenta pausas o dificultades para respirar mientras duerme
  • Se queja de una sensación de ardor o dolor cuando orina, tiene que orinar más seguido, bebe líquidos o tiene sed más seguido, orina de color rosa o rojo, o presenta descargas de orina
  • Tiene inflamación en los pies o tobillos
  • Se queja de dolor de vientre o de espalda
  • Tiene accidentes de heces o popó

El médico analizará los antecedentes médicos de tu hijo y los de tu familia, le hará exámenes a tu hijo y, probablemente, analizará su orina. Si el médico no encuentra problemas de salud (como diabetes, apnea del sueño, estreñimiento, etc.), en algunos casos, puede recomendar un sistema de “alarma de incontinencia nocturna” o medicamentos. Y si estas recomendaciones no tienen éxito, entonces puede derivarlo a un urólogo, quien realizará más investigaciones o pruebas para evaluar la situación de tu hijo.

Solo recuerda que, en la mayoría de los casos, la incontinencia nocturna no es algo de lo que debas preocuparte y que lo más probable es que tu hijo lo supere por sí solo. Hay muchas opciones, en línea y en las tiendas, que aseguran ayudar a superar la incontinencia nocturna. Además, sabemos que como padre deseas lo mejor para tu hijo, pero te recomendamos que consultes con su pediatra antes de invertir en estas opciones que podrían no funcionar.

El pediatra de tu hijo siempre es el primer lugar al que debes acudir para pedir ayuda. Obtén más información sobre los métodos alternativos para superar la incontinencia nocturna. .

Contenido relacionado

Aprender a ir al baño es diferente de aprender a mantenerse seco durante la noche

 

¿Tu hijo va al baño durante el día, pero todavía moja la cama por la noche? No te desesperes. Incluso para... LEER MÁS

Desarrollar un mejor entendimiento de la incontinencia nocturna

Un niño se despierta en medio de la noche, retira las sábanas de la cama y las coloca en el lavadero, luego vuelve a dormir en el suelo para... LEER MÁS

Ver todo el contenido relacionado

recomendaciones